¿Qué pasa cuando el dueño de una empresa está casado en gananciales y la empresa no va bien? Reviewed by Momizat on . Son muchos los empresarios que en su día se casaron en régimen de gananciales y al cabo de un tiempo su empresa empezó a no ir bien y entró en problemas. Muchos Son muchos los empresarios que en su día se casaron en régimen de gananciales y al cabo de un tiempo su empresa empezó a no ir bien y entró en problemas. Muchos Rating: 0
Inicio » Asesoría juridico legal para startups » ¿Qué pasa cuando el dueño de una empresa está casado en gananciales y la empresa no va bien?

¿Qué pasa cuando el dueño de una empresa está casado en gananciales y la empresa no va bien?

asesoria-empresa-divorcio

Son muchos los empresarios que en su día se casaron en régimen de gananciales y al cabo de un tiempo su empresa empezó a no ir bien y entró en problemas. Muchos acuden a nuestro despacho, preocupados porque se enteran de que pueden embargarle su casa y los bienes que posee, tanto a ellos como a sus parejas y quieren ver qué pueden hacer para salvaguardar su patrimonio y el de sus cónyuges de posibles embargos.

El régimen de gananciales es aquel por el que se hacen comunes para el marido y la mujer, tanto, las ganancias o beneficios obtenidos de forma indistinta por cualquiera de ellos, como las pérdidas y obligaciones, de forma que cuando el matrimonio se disuelve, los bienes y derechos, así como las deudas y obligaciones, que se hubieran generado bajo ese régimen (gananciales) se atribuyen por mitades a ambos cónyuges.

El problema es que, si se tiene una empresa y se contraen deudas por responsabilidad del órgano de administración en el ejercicio de las funciones, pueden responder de ellas no sólo los bienes de la empresa o los bienes privativos del cónyuge que ejerce la actividad, sino también todos los bienes que se tengan con carácter ganancial.

Para evitar que esta responsabilidad empresarial afecte a todos los bienes del matrimonio, se pueden hacer varias cosas:

1.- Otorgar capitulaciones matrimoniales antes de contraer matrimonio, estableciendo ante notario que su matrimonio se regirá por el régimen de separación de bienes. A medida que se vayan adquiriendo bienes, cada uno de ellos se adjudicará a uno u otro cónyuge, respondiendo frente a las posibles deudas sólo los bienes del cónyuge que las haya contraído. Es importante recordar que deben elevarse a Escritura Pública para que sean válidas.

2.-Liquidar la sociedad de gananciales y establecer la separación de bienes para el futuro. Si el empresario o empresaria ya se ha casado y se encuentra sometido al régimen de gananciales, puede proceder en cualquier momento a firmar ante notario la escritura de liquidación de gananciales (donde se hará un inventario de todos los bienes que se tengan y se adjudicarán por partes iguales entre los cónyuges) y establecer un nuevo régimen económico matrimonial para el futuro.

Esta adjudicación de bienes no le supondrá una ganancia en IRPF, ni tributará como transmisión patrimonial, por lo que el único coste será el de notario y la inscripción en los Registros de la Propiedad, si hubiese bienes inmuebles.

La separación de bienes es el régimen más recomendable si uno de los cónyuges forma parte del órgano de administración de una empresa o de un grupo familiar que opera conjuntamente (porque tiene empresas o negocios, etc.).

3.-Oposición a que determinados bienes respondan. Si no quiere someter su matrimonio al régimen económico de la separación de bienes, el cónyuge que no va a participar en la empresa, puede manifestar ante un notario qué bienes gananciales se adquirieron antes del inicio de la actividad y oponerse a que estos bienes, así como los que se adquieran sin provenir de los beneficios del negocio, respondan de los avatares de éste.

Para ello, se deberá hacer un inventario de los bienes que se tenían antes de comenzar la actividad, elevarlo a público ante un notario e inscribirlo en el Registro Mercantil.

En España existe un Derecho común, que se aplica en la mayor parte del territorio nacional, y Derechos forales o especiales de determinadas comunidades autónomas. Las zonas donde se aplican estas normas matrimoniales especiales son: Aragón, Baleares, Cataluña, Navarra, Valencia y parte de la provincia de Vizcaya.

En Cataluña, Valencia y Baleares se establece que a falta de pacto, se aplique el régimen de separación de bienes y en Vizcaya a falta de pacto es de comunidad universal y se harán comunes los bienes que cada uno de ellos tuviera antes y durante el matrimonio, incluidos los que se hubiesen heredado o los regalados.

Si éste es tu caso, llámanos y te asesoramos por el bien de tu empresa.

About The Author

Number of Entries : 18

Deje su comentario

Subir