Estudia la viabilidad de tu empresa antes de ponerla en marcha Reviewed by Momizat on . Analizar los componentes económicos, de mercado, operativos, legales y administrativos es básico para tomar una decisión acertada   Estudiar la viabilidad Analizar los componentes económicos, de mercado, operativos, legales y administrativos es básico para tomar una decisión acertada   Estudiar la viabilidad Rating: 0
Inicio » Asesoria jurídico legal a empresas » Estudia la viabilidad de tu empresa antes de ponerla en marcha

Estudia la viabilidad de tu empresa antes de ponerla en marcha

Analizar los componentes económicos, de mercado, operativos, legales y administrativos es básico para tomar una decisión acertada

 

Estudiar la viabilidad de una empresa o de un proyecto antes de ponerlos en marcha es fundamental si no se quiere errar para siempre. La decisión es tan sumamente importante que nuestra recomendación es que realices lo que se denomina, en el mundo de la asesoría empresarial, un estudio de viabilidad, con el fin de analizar los componentes económicos, de mercado, operativos, legales y administrativos y que tengas una visión clara para tomar la decisión de llevar a cabo tu proyecto de empresa.

En un estudio de viabilidad se suele hacer mucho hincapié en los aspectos financieros, porque la mayoría de los proyectos de empresa corresponden a decisiones de inversión, pero nunca hay que olvidar tampoco en él los aspectos legales.

 El estudio de viabilidad de una empresa permite analizar los componentes economicos, operativos y administrativos de tu negocio FUENTE pixabay.com

El estudio de viabilidad de una empresa permite analizar los componentes económicos, operativos y administrativos de tu negocio

FUENTE: pixabay.com

 

Supongamos que ya tienes claro tu modelo de negocio y cómo funcionaría tu empresa. El primer paso que tienes que dar entonces es valorar si existe un mercado para esa idea. Es decir, si hay suficientes personas dispuestas a pagar por ella. Esa valoración depende mucho de si te encuentras en un mercado ya conocido o si tu concepto es muy innovador.

En el primer caso, dispones de datos sobre el mercado actual, la oferta de los competidores, y puedes valorar de forma relativamente rápida si habría un hueco para ti, bien sea porque vas a aprovechar un nicho de mercado con poca competitividad, o porque les vas a quitar clientes a las empresas asentadas.

En el segundo caso, el entorno es mucho más incierto, pero normalmente puedes tener algunas referencias. Por muy nuevo que sea tu concepto, siempre vas a competir con alguien para conseguir clientes.

Si quieres hacer un estudio de viabilidad de tu futura empresa, vas a tener que entrar en el detalle del funcionamiento. Es decir determinar todos los procesos necesarios para operar, desde los más estratégicos hasta los más pequeños. Además, vas a tener que tener muy claro todos los recursos que te van a hacer falta. Esto incluye recursos físicos (instalaciones, equipos, materiales diversos), recursos humanos (empleados, profesionales subcontratados), servicios y bienes intangibles (software, licencias, cotizaciones).

Los aspectos administrativos y legales tampoco se deben obviar en un estudio de viabilidad de empresa. Las actividades económicas están muy reglamentadas, y vas a necesitar mirar aspectos como:

 

- El formato jurídico de tu empresa.

- Las obligaciones legales generales (impuestos, reglamentación laboral, etc.).

- Las obligaciones legales específicas a tu negocio (medioambiente, licencias de apertura, etc.).

- Las distintas administraciones competentes para cada asunto.

 Los aspectos administrativos y legales tampoco se deben obviar en un estudio de viabilidad de empresa FUENTE pixabay.com

Los aspectos administrativos y legales tampoco se deben obviar en un estudio de viabilidad de empresa

FUENTE: pixabay.com

 

Sólo si has hecho los apartados anteriores de forma seria, serás capaz de calcular el impacto económico de tu proyecto. El estudio de mercado, junto con la capacidad operativa, te ayudará a estimar las ventas que tu empresa puede lograr, así como el margen asociado. Las necesidades operativas también determinan las inversiones que tienes que realizar y los gastos que vas a tener (sean recurrentes o de lanzamiento).

 

Los aspectos administrativos y legales van a influir sobre tus gastos (tasas, licencias, gastos de adaptación de tu negocio a la normativa actual, etc.), así como sobre los impuestos que el proyecto tendrá que pagar. No es lo mismo, por ejemplo, pagar el IRPF que el Impuesto de Sociedades.

La combinación de todos estos parámetros te permitirá estimar una cuenta de resultados, unas previsiones de tesorería y unos balances de situación. Normalmente esos estudios se hacen a 3 ó 5 años, porque en el mundo actual, el entorno cambia tan rápido que una visión a un mayor plazo es caer en saco roto.

 

Por último, un buen estudio de viabilidad empresarial no debería quedarse en una foto de situación. Por eso, es importante incluir en el informe un análisis de riesgos y oportunidades, también llamado análisis DAFO. Pero, cuidado, porque hacer un estudio de viabilidad de empresa no tiene mucho sentido si no se pone en marcha un sistema de seguimiento. Según el tamaño de la empresa y sus recursos, el tipo de seguimiento podrá variar de unos simples indicadores de seguimiento hasta una política completa de control de gestión. La idea es analizar los desvíos entre las previsiones y la realidad para tomar acciones correctivas y afinar las previsiones futuras.

 

Si necesitas valorar la viabilidad de tu empresa, puedes ponerte en contacto con nosotros para que preparemos tu plan de empresa. Somos expertos.

About The Author

Deje su comentario

Subir