En qué se diferencia una startup de una empresa normal. Reviewed by Momizat on . Las diferencias entre una startup y una empresa normal son significativas. A pesar de compartir como objetivo la búsqueda de rentabilidad, ambas toman caminos d Las diferencias entre una startup y una empresa normal son significativas. A pesar de compartir como objetivo la búsqueda de rentabilidad, ambas toman caminos d Rating: 0
Inicio » Asesoría juridico legal para startups » En qué se diferencia una startup de una empresa normal.

En qué se diferencia una startup de una empresa normal.

Las diferencias entre una startup y una empresa normal son significativas. A pesar de compartir como objetivo la búsqueda de rentabilidad, ambas toman caminos diferentes hacia el éxito empresarial, lo que nos llevará a distinguir las señas de identidad de cada una de ellas. La primera y probablemente más significativa es que las startups son negocios con grandes posibilidades de crecimiento, estando casi siempre vinculadas a la innovación y la tecnología. También su proyección es diferente, porque la idea de una startup es crecer hasta dominar un nicho de mercado y ser adquirida por un tercero.

diferencia-startup-empresa-normal

    Las diferencias entre startups y empresas normales son significativas.

Fuente; wikimedia.org

Al contrario de la empresa convencional, la startup se distingue además por sus necesidades de capital. El término hace referencia a compañías con un fuerte componente tecnológico y por eso tienen asociados unos costes de desarrollo menores que otro tipo de empresas.

La startup tiende a centrarse en el crecimiento por encima de todo, intentando revolucionar una industria, crear un nuevo mercado y hacerlo además en un corto plazo. Por otra parte, la filosofía y objetivo final en el caso de la empresa al uso, será generar beneficios y valor a largo plazo, convertirse en una compañía rentable y mantener esa posición; un interés diferente a las startups, que trabajan para demostrar un crecimiento potencial que llame la atención de inversores y grandes firmas que puedan adquirirlas y permitan multiplicar su valor en poco tiempo.

Una startup tiene una inversión inicial muy pequeña, pero a su vez existe un riesgo muy alto de que el proyecto no llegue a buen puerto. Contempla más riesgo, pero también más beneficio en caso de que el proyecto resulte exitoso. Muchas startups se quedan en el camino al no alcanzar los objetivos marcados en un período de tiempo determinado. Son compañías que por lo general tienen una vida muy corta; si en pocos años no han conseguido el objetivo de multiplicar significativamente su rentabilidad, se quedan en el camino.

La innovación es otra de las señas de identidad que distingue a una startup. Mientras en una empresa convencional no tiene por qué pasar, una startup pone su énfasis en la innovación como elemento diferenciador, aportando productos novedosos y creativos.

Otro de los aspectos significativos que diferencia una startup de una empresa normal es la escalabilidad exponencial que buscan las primeras; es algo que se traduce en que a medida que la startup crece, sus beneficios lo hacen a un ritmo más rápido que su facturación. Su evolución empresarial es bien distinta; mientras las startup suelen tener un crecimiento exponencial, el crecimiento de la empresa convencional suele ser lineal.

Además, mientras en una empresa convencional el número de empleados es distinto según su estructura y necesidades puntuales, una startup se caracteriza por no superar los cinco trabajadores y constituir sus empleados perfiles muy especializados. Generalmente, la startup busca empleados emprendedores, con iniciativa y gran ambición.

Además, mientras los objetivos de una empresa al uso están centrados, en líneas generales, en ámbitos geográficos concretos y mercados domésticos, en este sentido la ambición de una startup es más global. Tampoco es habitual que una empresa al uso cuente con capital externo, pero en el caso de una startup éste jugará un papel fundamental. Por ejemplo, con la figura del Business Angels , un inversor que aporta financiación en empresas innovadoras en sus fases iniciales con el fin de conseguir réditos futuros si esta consigue el éxito esperado.

Como vemos, las diferencias entre las startups y las empresas normales son significativas. Las posibilidades de Internet y la situación de las economías domésticas están favoreciendo el auge de las startups, que están llamadas a seguir creciendo en número y posibilidades.

 diferencia-startup-empresa-normal 2

El crecimiento exponencial de una startup es una de las grandes diferencias entre una startup y una empresa normal.

Fuente; flickr.com

 

En Arriaga Asociados te ofrecemos el asesoramiento que necesita tu startup en su camino para conseguir la rentabilidad esperada. Confía en nuestros profesionales las acciones que optimicen los pasos de tu empresa.

About The Author

Deje su comentario

Subir