El concurso de acreedores como solución para la empresa en crisis Reviewed by Momizat on . Las empresas pueden volver a ser viables reestructurando su deuda a través de este procedimiento   Desde que se creó la Ley Concursal en el año 2003, el co Las empresas pueden volver a ser viables reestructurando su deuda a través de este procedimiento   Desde que se creó la Ley Concursal en el año 2003, el co Rating: 0
Inicio » Concurso de acreedores y reflotamiento » El concurso de acreedores como solución para la empresa en crisis

El concurso de acreedores como solución para la empresa en crisis

Las empresas pueden volver a ser viables reestructurando su deuda a través de este procedimiento

 

Desde que se creó la Ley Concursal en el año 2003, el concepto jurídico “concurso de acreedores” no ha gozado de mucha aceptación ni ha sido visto de forma positiva. Se ha entendido siempre como un procedimiento de fracaso total y se ha asociados a una situación de ruina patrimonial absoluta en la empresa.

Sin embargo, y pese a que la gran mayoría de personas no lo sepa, el concurso de acreedores tiene como objetivo el mantenimiento, en aquellos casos en los que sea posible, de la actividad que había venido realizando la empresa hasta el momento, puesto que se entiende, con toda lógica, que continuando la actividad económica que se venía llevando a cabo resulta mucho más fácil cumplir con el principio que preside todo procedimiento concursal, como es el de la satisfacción de los créditos de los acreedores.

 El concurso de acreedores puede ser la solucion si la empresa reestructura su deuda y su plantilla FUENTE pixabay.com

El concurso de acreedores puede ser la solución si la empresa reestructura su deuda y su plantilla

FUENTE: pixabay.com

 

Teniendo en cuenta que la Ley Concursal comenzó a ser utilizada de forma masiva a partir del año 2008, con el inicio de la crisis económica, es a partir de ese momento cuando la ley más se ha reformado, precisamente, para tener fomentar más lo que estamos diciendo: el concurso de acreedores como solución a la empresa.

La Ley Concursal ha sido reformada en no pocas ocasiones buscando que las empresas cuya solicitud de concurso se realizaba en una situación irreversible fuese disminuyendo hacía nuevas situaciones en las que la sociedad podía, mediante una reestructuración de la deuda, de la propia empresa y de la plantilla, mantener una actividad económica que permitiese obtener los recursos necesarios para satisfacer los créditos de los acreedores.

Pues bien, dentro de las reformas realizadas, el legislador ha optado por fomentar las actividades pre concursales con el objetivo de alcanzar acuerdos con los acreedores para que puedan ser homologados ya sea mediante el un acuerdo extrajudicial de pagos, mediante acuerdos de refinanciación o mediante la posibilidad de iniciar negociaciones con los acreedores durante un plazo con el otorgamiento de una protección frente al concurso necesario.

 On the side

El concurso de acreedores también puede ayudar a reflotar una empresa viable

FUENTE: flickr.com

 

Además de este aumento de los instrumentos y mecanismos para lograr alcanzar acuerdos sin necesidad de acudir al juzgado, se han flexibilizado también las condiciones para lograr la aprobación de las propuestas de convenio o para fomentar la liquidación de la sociedad con venta de la unidad productiva. De esta forma, cuando los empresarios ven que la empresa les comienza a ir mal pueden aplicar los mecanismos legales a tiempo, para reconducirla y adaptarla a las nuevas formas de producción impuestas por la nueva situación económica y financiera.

Por eso, en nuestro despacho, por nuestra experiencia en estos procesos y por la evolución de la ley Concursal, también consideramos que el concurso de acreedores, en lugar de ser visto solamente como un problema, debe comenzar a ser considerado como una posible solución para aquellas empresas que, siendo viables, requieran de una reestructuración total (reestructuración de la deuda, reestructuración societaria y reestructuración laboral) con objeto de poder continuar con una actividad que les permita, con el tiempo, satisfacer las deudas que la han llevado a esa situación de insolvencia.

Si tu empresa comienza a dar signos de debilidad, quizá sea el momento de actuar.

 

About The Author

Deje su comentario

Subir