¿Cómo se estructura un concurso de acreedores? Reviewed by Momizat on . 13.000 empresas españolas se enfrentaron a un concurso de acreedores el pasado año. Las modificaciones que presenta la Ley Concursal de marzo de 2014 pretenden 13.000 empresas españolas se enfrentaron a un concurso de acreedores el pasado año. Las modificaciones que presenta la Ley Concursal de marzo de 2014 pretenden Rating: 0
Inicio » Concurso de acreedores y reflotamiento » ¿Cómo se estructura un concurso de acreedores?

¿Cómo se estructura un concurso de acreedores?

13.000 empresas españolas se enfrentaron a un concurso de acreedores el pasado año. Las modificaciones que presenta la Ley Concursal de marzo de 2014 pretenden paliar los efectos negativos del concurso, que acaba en un porcentaje superior al 90 % en el cierre de la empresa afectada por sus problemas económicos. Ahora la  ley se enfrenta a un nuevo giro que intenta seguir paliando las posibles deficiencias que presenta el concurso de acreedores.

 

como se estructura un concurso de acreedores

Miles de empresas se han enfrentado a un concurso de acreedores en los últimos años.

Fuente: pixabay.com

En cualquier caso acudiremos a este proceso judicial como empresarios para tratar  de solucionar la situación insolvente de nuestra empresa estableciendo un plan de viabilidad y pagos a nuestros acreedores o liquidando nuestro patrimonio para satisfacer nuestras deudas. Si nuestra empresa es viable para el mantenimiento del tejido empresarial pero está ahogada en lo financiero hay posibilidades de que, con un adecuado plan de viabilidad y acogiéndonos a las ventajas que suponen las modificaciones de la Ley Concursal, nuestra empresa continúe con su actividad. Debemos tener en cuenta, como punto de partida, que el concurso de acreedores no significa necesariamente liquidar nuestra empresa, sino reorganizar su deuda para poder salir adelante.

Antes de entrar en las particularidades de cómo presentar un concurso de acreedores, debemos aclarar que puede adoptar dos formas: el voluntario, que es el que presenta el propio empresario ante las dificultades a las que se enfrenta y el forzoso, que es el que presentan los acreedores con quienes tenemos contraída una deuda. Los plazos de tiempo son fundamentales porque nos permitirán reaccionar mejor cuanto antes nos movilicemos para sacar adelante a nuestra empresa.

Para solicitar un concurso de acreedores, debemos cumplir los requisitos legales recogidos en la Ley Concursal (22/2003) modificada en varias ocasiones (la última en el mes de marzo) que busca, a priori, garantizar la viabilidad de las empresas con posibilidades productivas. Para solicitarlo, hay que demostrar la situación de insolvencia, no basta con tener un problema puntual de liquidez para afrontar el pago de deudas. Un juez tramitará la solicitud de concurso y, en caso de salir adelante y hacerse público en el BOE, se abrirá un plazo en el que los acreedores deberán presentar en el juzgado la relación de deudas que el concursado tiene con ellos, debidamente justificadas. Una vez cerrado el plazo de presentación de deuda, el juez determinará cuál admite y cuál no (por posibles defectos de forma), definiendo la deuda final que entra en juego.

En los concursos de acreedores, el juez nombra un administrador, que es la persona que se encargará de negociar la deuda con los proveedores para alcanzar acuerdos y poder pagar en el mejor plazo posible y acordar reducciones de la cantidad adeudada (lo que se conoce como quita). Esta es una de las vías para atender los pagos, quedando la negociación limitada y no pudiendo extenderse indefinidamente. En caso de alcanzar un acuerdo, se firmará un convenio para pagar la deuda en los plazos pactados pudiendo el concursado continuar con su actividad con normalidad, siempre que atienda los pagos según el nuevo plan previsto.

como se estructura un concurso de acreedores 2

 

El concurso de acreedores puede llegar a permitir redirigir nuestro negocio.

Fuente: wikimedia.org

 

Algunos de los errores de bulto cometidos con cierta frecuencia por los empresarios ante situaciones económicas difíciles son negociar directamente con los acreedores en lugar de asesorarnos por un abogado por considerar que no es un problema legal sino un problema con sus acreedores, solicitar aportaciones económicas de los socios, vender inmuebles por debajo de su precio para salir de la situación de insolvencia o renegociar préstamos con los bancos. En Arriaga Asociados le ayudamos a afrontar el proceso concursal en su empresa. Consúltenos sin compromiso y le asesoraremos. Llame al teléfono gratuito 900 101 775 o escríbanos a contacto@arriagaasociados.com

About The Author

Deje su comentario

Subir