Claves de la Ley de Segunda Oportunidad para las empresas Reviewed by Momizat on . Se pretende conciliar intereses de acreedores y deudores para afrontar el pago de las deudas de forma ordenada Hace unos días, el Congreso de los Diputados ha d Se pretende conciliar intereses de acreedores y deudores para afrontar el pago de las deudas de forma ordenada Hace unos días, el Congreso de los Diputados ha d Rating: 0
Inicio » Asesoria jurídico legal a empresas » Claves de la Ley de Segunda Oportunidad para las empresas

Claves de la Ley de Segunda Oportunidad para las empresas

Se pretende conciliar intereses de acreedores y deudores para afrontar el pago de las deudas de forma ordenada

Hace unos días, el Congreso de los Diputados ha dado luz verde a la Ley de Segunda Oportunidad, una norma que entró en vigor el pasado mes de marzo, al aprobarla el Gobierno como decreto-ley, y a la que ahora se le han introducido una serie de modificaciones importantes para las empresas.

El principal objetivo de esta ley es permitir que una persona física, a pesar de un fracaso económico empresarial o personal, tenga la posibilidad de encarrilar nuevamente su vida e incluso de arriesgarse a nuevas iniciativas, sin tener que arrastrar indefinidamente una deuda que nunca podrá satisfacer. Además, se pretende conciliar intereses de acreedores y deudores mediante unos procedimientos con garantías que permitirán afrontar el pago de las deudas de forma ordenada.

La Ley permite arriesgarse en nuevos proyectos de empresa sin arrastrar indefinidamente las deudas FUENTE flickr.com

La Ley permite arriesgarse en nuevos proyectos de empresa sin arrastrar indefinidamente las deudas

FUENTE: flickr.com

Aunque las principales novedades de la ley son las medidas dirigidas a los ciudadanos, facilitar a las familias con dificultades económicas la reestructuración de su deuda mediante acuerdos extrajudiciales de pagos, hay también una serie de medidas a las que se pueden acoger las empresas para impulsar su reflotamiento y así evitar el concurso de acreedores. Entre ellas, se permite liquidar bienes para saldar parte de la deuda y aplicar quitas sobre el resto mediante la dación en pago.

Eso sí, en estas deudas no entran las contraídas con Hacienda o con la Seguridad Social, solo hacen referencia a las deudas privadas. Un problema para los autónomos, que aunque ahora pueden liquidar su patrimonio para saldar deudas, no pueden obtener quitas en los créditos públicos, su principal problema cuando se ven obligados a cesar su actividad. Aún así, la norma supone un alivio para las empresas, ya que tienen una opción más antes de tener que entrar en concurso.

Otra de las medidas introducidas en la norma es que lo primero que debe hacer el deudor es tratar de llegar a un acuerdo extrajudicial con sus acreedores, para lo que se establece un plazo aproximado de dos meses. Este acuerdo permite a empresarios, autónomos y personas individuales renegociar con los acreedores, siempre bajo la tutela de un juez. Si este acuerdo no es posible, el afectado podrá declararse en concurso de acreedores. Aquí es donde aparece otra de las novedades para las empresas: se potencia la figura del mediador concursal, introduciendo la posibilidad de que actúen como tal las Cámaras de Comercio, si el deudor es empresario.

La Ley de la Segunda Oportunidad contempla la posibilidad de llegar a un acuerdo extrajudicial con los acreedores FUENTE pixabay.com

La Ley de la Segunda Oportunidad contempla la posibilidad de llegar a un acuerdo extrajudicial con los acreedores

FUENTE: pixabay.com

Siguiendo con las novedades de la Ley de Segunda Oportunidad, se introduce la diferenciación entre bienes necesarios o no, para la actividad profesional o empresarial. Si la garantía no recae sobre éstos, el acreedor podrá ejecutar. En caso contrario, el acreedor podrá iniciar la ejecución, pero la misma quedará paralizada.

Además, la deuda de las empresas puede convertirse en acciones o participaciones de la sociedad deudora o en préstamos participativos por un plazo máximo de diez años, obligaciones convertibles o préstamos subordinados, con intereses capitalizables o cualquier otro instrumento financiero.

La norma acerca a España a nuestros vecinos europeos, que llevan años con ella implantada, principalmente a los alemanes, en cuyo modelo se ha inspirado el Ejecutivo para diseñar esta ley.

 

About The Author

Deje su comentario

Subir